Envío de productos congelados y secos a toda la Península.

Último día pedidos: Martes 12h

Bechamel sin gluten y sin lactosa facilísima

Contenido del artículo

Bechamel sin gluten sin lactosa

Hoy queremos acercaros al mundo de las salsas, elaborando una receta de salsa bechamel sin gluten y sin lactosa, apta para todos.

Esta salsa espesa, parte de ingredientes sencillos como son la leche, la harina, un elemento graso y nuez moscada.

Y a día de hoy podemos encontrarla ya cocinada, pero sinceramente, merece mucho la más pena ponerse manos a la cocina y crearla nosotros mismos, porque es muy sencilla de hacer, económica y dará una tremenda jugosidad a ciertos platos.

¿Os animáis a probarla en casa?

Origen de la salsa bechamel

La bechamel o salsa blanca es una de las recetas tradicionales más afamadas en el mundo entero.

Para conocer su origen, son varias las leyendas que han llegado hasta la actualidad, pero sin duda de la única que hay algún tipo de prueba es la que os contamos a continuación.

Nos tenemos que remontar al s.XVII, donde encontramos a Louis de Béchameil, un financiero francés aficionado al mundo de la gastronomía. Este noble trabajaba en las campañas bacaladeras de Terranova para la corte de Luis XIV.
Los historiadores cuentan que en su afán por intentar conservar el bacalao seco mucho más tiempo, creó una salsa blanca para que lo acompañara.

Pero, ¿ésta fue inventada por él mismo? Parece ser que no, que se basó en una salsa previamente creada por François Pierre de la Varenne, cocinero de Luis XIV y considerado uno de los fundadores de la cocina tradicional francesa.

En este caso, si hay pruebas de que Varenne dejó constancia en su libro “Le Cuisiner Francois” (1956) de la receta de la salsa bechamel, atribuyéndole este nombre en honor al marqués Louis de Bechamel.

Sea cual fuere el origen real, no podemos más que agradecer que haya perdurado hasta día de hoy, ¡porque nos encanta!

Así que damos paso a las dos recetas que hemos elaborado, una de manera artesanal y otra con la Thermomix.

Bechamel sin gluten y sin lactosa: Ingredientes

  • 960 g de Leche sin lactosa (+40 g para diluir)
  • 40 g de harina de tapioca (certificado sin gluten)
  • 60 g de Mantequilla sin lactosa
  • 1 pizca de Nuez moscada
  • Sal y pimienta al gusto

Como siempre os decimos, hay que asegurarse que todos los ingredientes no contienen gluten, ni contaminación cruzada, como puede ser en el caso de la nuez moscada. Y en esta receta, tampoco puede haber presencia de lactosa.

Si quieres cambiar la leche sin lactosa por leche de soja, ten en cuenta que el sabor se modificará, ya que la primera es más neutra y la de soja es mucho más dulzona.

Bechamel sin gluten sin lactosa ingredientes

Bechamel artesanal

La principal diferencia entre nuestra bechamel sin gluten es la harina porque tradicionalmente se usa harina de trigo y nosotros vamos a utilizar harina de tapioca, pero también podemos probar con otras como la de arroz o la de almendras, muy utilizada en la alimentación keto (aquí la receta puede variar).

Gracias a la harina de tapioca conseguimos que cuando los almidones se retraen el resultado sea parecido al de la salsa ya acabada.

Además, nos va a permitir que la bechamel no se quede compacta e incomestible de un día para otro, ya que mantendrá una correcta textura.

Paso 1: Tostamos la mantequilla

Ponemos en los fogones una sartén antiadherente a fuego medio.

Echamos la mantequilla y dejamos que se derrita hasta que adquiera un color tostado, al que se denomina Noisette. Se trata de un término francés que hacer referencia al aroma y al color de la avellana que nos evoca la mantequilla en ese punto de cocinado.

Si prefieres utilizar aceite de oliva también es una buena opción, pero no tendrá el sabor clásico de la mantequilla que le da un toque diferenciador a nuestra salsa.

Una vez esté líquida y un poco atemperada reservamos porque no nos interesa que esté muy caliente.

Paso 2: Turno de la leche y la harina

Mezclamos la leche con la sal, la pimienta y la nuez moscada e incorporamos la mezcla a la mantequilla atemperada y esperamos a que rompa a hervir.

Mientras, preparamos la tapioca. Para ello, la diluimos en los 40 g de leche (especificados en los ingredientes).

Una vez esté hirviendo la mezcla anterior añadimos la tapioca diluida y cuando vuelva a recuperar el hervor retiramos del fuego.

Con ayuda de una lengua vamos removiéndola sin parar evitando que se pegue durante un par de minutos, hasta que esté totalmente amalgamada y con la textura deseada.

Esto depende del gusto de cada persona, hay quien la prefiere muy líquida y quien es más partidario de la bechamel espesa. También está directamente relacionado con el tipo de plato que vaya a cocinarse con ella porque hay algunos que precisan de una textura más gordita que otros

Es el momento de probar, y si falta una pizca de sal o nuez moscada, podemos rectificarlo sin problema.

Y seguramente te estarás preguntando, ¿por qué no hemos mencionado el Roux? porque esta técnica se utiliza para quitar el sabor crudo que posee la harina de trigo, pero en nuestro caso hemos elaborado esta bechamel sin gluten y sin lactosa solo con harina de tapioca, por lo que no ha sido necesario.

Bechamel sin gluten y sin lactosa Thermomix

Hace mucho tiempo que la llegada de los robots de cocina, han conseguido que algunas de nuestras tareas cotidianas sean más sencillas.

Sea la marca que sea, os queremos también mostrar cómo podemos elaborar una deliciosa y sencilla bechamel en pocos minutos.

El listado de ingredientes es prácticamente el mismo que el anterior:

  • 500 g de Leche sin lactosa
  • 30 g de almidón de maíz (certificado sin gluten)
  • 1 cuchara de mantequilla sin lactosa
  • 1 pizca de nuez moscada
  • 1 pizca de sal

Si te gustan las especias, también puedes jugar a añadir un toque diferente como pimienta o algún curry, pero esto es algo muy personal, ¡así que a jugar con la salsa madre!

En el caso de querer elaborar bechamel sin gluten y sin lactosa con la Thermomix, solo tendrás que echar al vaso todos los ingredientes juntos y programar durante 7 minutos a 90º y velocidad 4.

Un sencillo proceso, que tendrá como resultado una textura de profesional y un sabor que dará vida a tus platos.

Acompañamientos para tu salsa bechamel sin gluten y sin lactosa

A la hora de decidir donde vamos a usar nuestra salsa blanca tenemos un sinfín de opciones.

Queremos dejaros una lista de platos como idea para tus comidas o cenas:

  • Croquetas de mejillones y gambas.
  • Canelones caseros como los que tenemos en nuestra tienda online listos para verter la salsa encima.
  • Musaka de verduras.
  • Macarrones con boletus y espárragos.
  • Coliflor al curry horneada.
  • Espinacas gratinadas.
  • Pimientos rellenos.
  • Sándwich Croque Monsieur.
  • Pastel de pescado.
  • Bacalao gratinado.
  • Ragú y berenjenas al horno.
  • Pollo o huevos a la Villaroy.

Y hasta aquí nuestras ideas para que puedas elaborar una deliciosa salsa bechamel sin gluten y sin lactosa en casa.

Si tienes alguna receta fetiche con esta salsa, no dudes en dejárnosla abajo en comentarios, y si te animas a prepararla no olvides subirla a tus redes sociales y etiquetarnos.

Porque la comida compartida entre todos sabe mucho mejor.

Expertos en Alimentación inclusiva

COCINAMOS POR Y PARA COMPARTIR
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

0
¡Tu carrito está vacío!

Parece que todavía no has agregado ningún artículo a tu carrito.

Buscar productos
× ¿Te ayudo?